miércoles, 31 de agosto de 2016

Lasaña vegetariana


Este es un plato sencillo y muy versátil pues como todos los de pasta, sirve tanto para primero como para segundo. O como es más habitual en mi casa, como plato único.
Ingredientes:
  • Láminas de pasta para lasaña. Yo uso las que se remojan en agua y no requieren cocción. La cantidad dependerá de la fuente que se vaya a usar y de las capas que se quieran poner.
  • Calabacín.
  • Cebolla.
  • Salsa de pisto casera o de lata. Yo, en este caso usé de lata de una marca buena y añadí un poco de tomate frito casero que tenía de una pizza del día anterior.
  • Queso en lascas. Recomiendo un queso fuerte italiano tipo parmesano o pecorino, pero puede ser un buen queso manchego o similar. Yo prefiero hacer las lascas yo misma pues los que se compran ya troceados no saben a nada.
  • Rúcula.
  • Tomates cherry o normales.
Modo de preparación:
Lo primero, entre una y dos horas antes de empezar con la receta, es cortar el calabacín en rodajas como de un centímetro. Esto es fácil de hacer con el cuchillo, pero la mandolina ahorra mucho tiempo, (sobre todo luego a la hora de cortar la cebolla). Se pone sal en cada rodaja y se deja en un escurridor sobre un plato. 

Así hay que tenerlo una hora por lo menos porque conviene que las rodajas se ablanden y pierdan agua.
Para empezar la receta lo primero es poner en remojo, en agua fría, las láminas de lasaña y mientras, se va preparando el resto.

***


Hay que tocar las láminas cada cierto tiempo y cuando estén tiernas y se doblen con facilidad, se sacan y se extienden sobre un trapo y se pueden cubrir con otro para que se absorba el agua.

***

Se corta la cebolla en rodajas finas con una mandolina o con un cuchillo y se pone en la sartén con un poco de aceite y un poco de sal.


Se va pochando lentamente para que se ablande y tome color sin llegar a quemarse. A la vez irá perdiendo volumen por lo que conviene no quedarse corto a la hora de preparar la cantidad de cebolla.



 Ahora se sacan los calabacines que estarán tiernos y se ponen sobre un trapo o sobre papel de cocina bien extendidos.


Se cubren con otro trapo o papel para que se absorba el agua. Igual que con las láminas de lasaña.


Se echa un poco de aceite en la sartén y se van haciendo las rodajas a la plancha, procurando que no se quemen.





Se prepara el pisto. Yo solo tuve que sacarlo de la lata y añadirle el tomate casero mío.
Se empieza a montar la lasaña. Se empieza poniendo un poco de aceite en el fondo de un recipiente pyrex y se cubre con láminas de lasaña y sobre ellas, rodajas de calabacín, encima cebolla pochada y se cubre con el pisto. Se repite cuantas veces se quiera.




Como veis, este no es mi famoso recipiente pyrex en el que hago mis bizcochos. Este es uno pequeño que tengo y que utilizo para hacer lasaña o canelones para una o dos personas cuando no quiero que me sobre nada. Si es para dos personas no puede ser plato único, lógicamente. Es tan pequeño que se cubre casi con una única lámina como se ve en la foto.
La terminación se puede hacer con láminas de pasta o con tomate, como se prefiera o permita la cantidad de pasta. Yo terminé con pasta. 
Ahora se cubre con las lascas de queso.



 Se echa por encima rúcula. No he probado pero con albahaca tiene que estar muy bueno también.


Por último, se ponen los tomates cherry partidos en mitades. Si son tomates grandes, se partirían en rodajas.


Y se mete al horno hasta que esté hecho. Como teníamos hambre y el plato tenía una pinta muy buena, me olvidé de hacer foto recién sacado del horno. Me acordé cuando ya había servido una ración y así quedó el plato final.



Un plato rico y sano que gusta a los niños, es una manera cómoda de que coman verduras, y resulta fácil para un día que nos apetezca hacer algo un poco distinto y darnos un capricho que no solo a los niños les gusta la pasta.

*Fotos propias, excepto las que tienen asteriscos debajo que son de la red. Me olvidé de hacer fotos a las láminas en remojo y escurriendo.

10 comentarios:

  1. ¡Qué rico!
    Y qué bien está este blog. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Txaro. Lo mejor es que son recetas sencillas y con muchas fotos (cuando no se me olvida hacerlas, claro que ya he tenido que renunciar a poner alguna entrada por falta de fotos).
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Me la apunto esta lasagna vegetariana. Muy fácil y seguro que está riquísima.
    Un beso Rosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un invento que pergeñé con varias recetas que vi y con lo que tenía en la nevera en ese momento, pero quedó muy buena.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Vaya tela, qué pintaza! Me lo apunto! Gracias.
    Besos, guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena pinta, sano y sencillo. Poco más se le puede pedir.
      Un beso.

      Eliminar
  4. Te dejé un comentario en Facebook, pero te lo copio aquí que hace más ilusión y no se pierde después ;)

    Aparte de ser un plato muy saludable parece delicioso, Rosa. En casa nos encantan la pasta y las verduras, así que lo probaré seguro. Muchas gracias por la idea, me ha encantado :)

    ¡Un beso enorme!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si os gusta la pasta y la verdura, este es vuestro plato que, además, permite tantas variaciones como se le ocurran a una.
      Un beso

      Eliminar
  5. HOla Rosa, tienes este lugar muy bonito. El cursor es bello jjajaa oye qué bien te ha quedado. Nunca he probado la rúcula y me apetece mucho recrear esta receta pero con berenjena en vez de calabacín ¿Crees que se pueda? El interior de la lasagna la hace ver más apetitosa aún.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo bueno de esta receta, como le digo a Julia, es que admite mucha variación. Con berenjenas quedará deliciosa. La rúcula es una cosa muy rica, por cierto yo quiero hacer la receta sustituyendo la rúcula por albahaca.
      Un beso.

      Eliminar

Los comentarios se agradecen, sobre todo si contribuyen a mejorar esta receta.